Según la persona el efecto de los hongos varia, afectando más o menos severamente y durando más o menos tiempo. Siempre hay que tener en cuenta que sustancias son las que le sientan bien a cada uno, por eso es bueno empezar poco a poco para ver si tu organismo recibe el psicoactivo de manera positiva. Con una dosis de 0,25 puedes llegar a estados elevados de intoxicación o casi ni notarlo, por eso es bueno saber que efecto producen con dosis bajas.

Con una ración de psilocybe pues tener un viaje de 4 a 7 horas, tardarás sobre una hora para notar el efecto, luego 30 minutos de subida, 2 o 3 horas de meseta y la bajada luego.

Tiene muchos factores positivos la ingesta del hongo; sube el estado de animo, euforia, risa, desinhibición, pensamiento creativo o filosófico y experiencia espiritual renovadora. Es ideal para descubrir espacios y detalles en cualquier cosa, puedes entretenerte con sonidos, texturas, pliegues, luces… cualquier forma física o sonora es susceptible de tu percepción, esta en tus manos aprovecharlo para desarrollar tu psique.

Emocionalmente, es posible que estés más sensible por lo que debes ser consciente de los posibles cambios de consciencia, de la alteración en la percepción del tiempo o de las emociones que vivas en ese momento, posiblemente se exterioricen y expandan.

En casos negativos el miedo puede llegar a ser incómodo, llegando a generar ansiedad, puedes tener dolor de cabeza, si no has tomado nunca, es más fácil que notes el estómago pesado y sientas nauseas, vértigo o bajada de tensión.

Ante todo, lo mejor que puedes hacer es presentarte ante este ser vivo con una actitud positiva y consciente. Sabiendo como vas a hacer uso de él.